Queremos compartir con ustedes nuestra primera reflexión acerca de la situación política actual en Valsequillo de Gran Canaria.

Desde hace meses venimos observando una serie de informaciones, de dudosa veracidad, que se vierten en diversas redes sociales con el objetivo fundamental de hacer daño en lo político pero que también lo hacen en lo personal.

No son informaciones objetivas, ni contrastadas y mucho menos firmadas con nombre y apellidos; se tratan de conjeturas subjetivas, malintencionadas y siempre anónimas con claras intenciones de manipular y cambiar la percepción, valoración y estimación de los vecinos y vecinas de Valsequillo.

En este amplio tiempo que ASBA lleva en la política de nuestro pueblo, ésta ha sido una tónica que ha tenido mayor o menor intensidad, eso sí, siempre cuando se acercan los procesos electorales. Esta vez no es diferente, vuelven a propiciarse espacios que buscan este tipo de manipulación, todos con unos intereses personales, partidistas e incluso de otra índole, bajo un denominador común: alcanzar lo que no han conseguido en un marco de trabajo, respeto y fundamentalmente de interés general y común.

No nos cabe duda que esta será la tónica habitual de los próximos meses por parte de unos y de otros, de aquellos que lo hacen por venganza, posiciones personales y no colectivas, así como de los partidos políticos que tendrán como único frente de acción ASBA por el liderazgo y el cariño que el pueblo siempre ha mostrado.
ASBA sigue siendo el referente de Valsequillo por mucho que algunos quieran vender otra cosa. Los que estamos, somos los que obtuvimos el respaldo mayoritario de los vecinos y vecinas de Valsequillo. Ha sido el peor mandato que hemos vivido a todos los niveles porque puso en jaque la salud de todos y todas. Eso ha hecho y sigue haciendo mella en todo un pueblo. Aún así, nosotros estuvimos y estamos hasta el final, comprometidos, cumpliendo y respondiendo. Ahora llegan los oportunistas que realmente no traen propuestas sólidas, ni trabajo.

Pero nosotros no nos vamos a amedrentar y todo este equipo seguirá trabajando hasta el último momento para seguir cosechando el respaldo mayoritario de nuestros vecinos. Daremos cuenta de nuestros aciertos y errores y el pueblo decidirá, pero no vamos a permitir que se siga manipulando y mintiendo a costa de nosotros a todo un pueblo.
Estaremos aquí, a tu lado.
Con la verdad.